• +644 388 073
  • info@elpradon.es

LA ZONA

LA ZONA

Si algo hay de fascinante dentro del ‘‘Paraíso Natural’’ es su entorno, y su gastronomía. Disfrutar vistas y lugares fascinantes de nuestra geografía, mientras disfrutamos de un buen plato propio de la tierrina. Pueden disfrutar lugares en los que reina la calma como son nuestras montañas para hacer rutas, como es la Senda del Oso, momentos para pasar en familia y poner un poco de aventura en tu vida, realizando “Descenso del Sella”, conocer nuestras playas como la encantadora Playa del Silencio…

En las cercanías a nuestros Apartamentos Rurales tenemos para visitar miles de playas y monumentos, como es el Faro de Busto, la Ermita de la Regalina, la Villa Blanca de Luarca…

No dudes en preguntarnos por los mejores sitios de Asturias; recuerde que está en el paraíso y también puede ser un guardián del mismo.

CUDILLERO

Cudillero es un pequeño municipio situado en la Costa Centro Occidental de Asturias con un paisaje increíble, con playas únicas, verdes valles, ríos y cascadas, vertiginosos acantilados y media montaña con brañas vaqueiras.

En el municipio se conjugan tres culturas bien diferenciadas, la mariñana (pescadores y agricultores ubicados en la marina), la xalda (aldeanos de los valles interiores) y la vaqueira (discriminados pastores que ocupaban las partes más altas de las montañas).

La villa capitalina recibe el mismo nombre que el municipio: Cudillero, y es un pintoresco pueblo marinero -declarado Conjunto Histórico Artístico- en el que cuelgan las casas de la montaña luciendo alegres colores. En la villa se distinguen dos culturas claramente diferenciadas. Por un lado los pixuetos que son los pescadores y habitantes de la parte baja del pueblo, donde las casas cuelgan de la ladera de la montaña; y por  otro lado están los caízos, que son los que viven en la calle principal de acceso al pueblo, es la zona de los oficios y donde tradicionalmente se ubican los comerciantes.

Es un pueblo inolvidable donde el ambiente pesquero está vivo aún y donde la gastronomía y el paisaje se conjugan para formar una estampa única.